Categorías de Productos

Centro de Servicio Polar
Calz. de Tlalpan No 4450 Local ¨D¨
Colonia Toriello Guerra
Del. Tlalpan .
CP: 14050
México D.F
Correo:  stpolar.tlalpan@prodigy.net.mx
Horario:L a V de  9:00 A 13:00 Hrs.
y  de  14:00 a 18.00 Hrs.
Horario: Sabados De 9 A 13:00 Hrs.
Entre Periferico sur y Huipulco (frente al Vips) 
Tlalpan direccion centro.

Compra nuestros productos en

 

 

Carrito

VirtueMart
Su Pedido está actualmente vacío.

Fitness

Ciclismo

 

Multideporte

Ciclismo

Entrenamiento de ciclismo en general.

Una vez que empiece a practicar ciclismo con regularidad, es importante establecer una intensidad de entrenamiento acorde con su nivel de forma física. Encontrar su velocidad de ciclismo no le resultará difícil. Un error frecuente de los principiantes es pedalear demasiado rápido al comenzar la sesión, dando lugar a velocidades más lentas conforme bajan los niveles de energía hacia el final de la sesión. Si conoce la sensación, controle de cerca su Frecuencia Cardíaca durante la primera mitad de la sesión de entrenamiento. Entrenar correctamente para aumentar la resistencia supone mantener la intensidad del ejercicio a un nivel estable durante toda la sesión. La intensidad puede incluso aumentar ligeramente hacia el final. Si ya ha utilizado un monitor de Frecuencia Cardíaca para otros tipos de ejercicio, establezca los niveles de ritmo cardíaco correspondientes de la siguiente manera: cuando monta en bicicleta, su Frecuencia Cardíaca debería ser unos 10 bpm inferior a cuando corre y 15 bpm a cuando practica esquí de fondo. Ello se debe a que, al montar en bicicleta, el tronco no se mueve y, en consecuencia, hay varios músculos que no se utilizan. Empiece siempre la sesión con un calentamiento de 10 a 15 minutos a ritmo lento, para que el cuerpo se acostumbre gradualmente a un entrenamiento más intensivo. Si se siente enérgico tras el calentamiento, puede pasar directamente a la sesión de entrenamiento propiamente dicho. Como principiante, el objetivo es conseguir un ritmo estable y evitar carreras rápidas duras o prolongadas. Debe procurar mantener una velocidad adecuada y estable a lo largo de toda la sesión, y todavía tener fuerzas y energía al finalizarla.

Entrenar hasta el agotamiento no es aconsejable, ya que no mejora la forma física del principiante y recuperarse de un entrenamiento tan duro puede llevar varios días. Una vez finalizado el recorrido en bicicleta, reduzca la velocidad durante 10-15 minutos para empezar la recuperación. Estirar los músculos a continuación es siempre aconsejable, ya que la naturaleza repetitiva del movimiento de pedaleo puede reducir rápidamente la flexibilidad muscular. Naturalmente, cuando monte en bicicleta por terrenos desnivelados la Frecuencia Cardíaca aumentará al subir cuestas y por eso debe asegurarse de no exceder su umbral aeróbico (en ese momento el cuerpo empieza a producir una gran cantidad de ácido láctico). Si lo hace, quiere decir que está entrenando a demasiada intensidad y, a pesar de que la resistencia sea de importancia capital para el ciclista, no conseguirá desarrollarla de forma óptima. Para aquellos que están decididos a mejorar su forma aeróbica, se recomienda entrenar como mínimo tres veces por semana. No es preciso entrenar siempre montando en bicicleta, pudiéndose combinar perfectamente con otros ejercicios. Los corredores pueden cambiar las carreras prolongadas por recorridos en bicicleta. De esta forma se reduce la presión en las piernas pero se sigue trabajando para aumentar la resistencia. Cuando planifique el programa de entrenamiento de la semana, tenga en cuenta que, para mejorar el rendimiento, debe alternar los días de entrenamiento intenso con otros de menor intensidad. Para que su rendimiento no deje de mejorar, el cuerpo necesita recuperarse antes de empezar otra sesión intensa. Un cuerpo sobreentrenado no consigue una mejor forma física.

Postura y tecnica del ciclismo.

Si la postura adoptada para montar en bicicleta empieza a resultarle incómoda durante un recorrido, pruebe a pedalear de pie durante un rato. De esta manera se utiliza un grupo muscular ligeramente distinto y a la vez se da un breve respiro a los glúteos. Si la incomodidad persiste, quizá deba ajustar la altura o la posición del sillín o del manillar. Pida asesoramiento sobre el tema a su tienda de bicicletas o de accesorios deportivos. Para una buena técnica de ciclismo, el uso correcto de la transmisión o del cambio es fundamental. Un error que suelen cometer los principiantes es utilizar un desarrollo demasiado alto para su nivel de forma física, lo que reduce en exceso la cadencia del pedaleo. Además, el uso de un desarrollo alto supone demasiado esfuerzo para las rodillas y los tendones de Aquiles. Para obtener un nivel de Frecuencia Cardíaca más adecuada, aumente el ritmo del pedaleo. El ritmo de pedaleo normal (cadencia) para los ciclistas de carrera se sitúa entre 80 y 100 rpm. Estos valores se corresponden con una salida de potencia óptima. La alta velocidad que alcanzan los ciclistas de élite no suele ser adecuada para los principiantes, pero sobre todo si utiliza pedales automáticos, debe procurar pedalear intensamente por lo menos durante una parte de la sesión de entrenamiento. Para que la técnica de pedaleo sea correcta, implique el pie en todo el ciclo de pedaleo. Es decir, no sólo empuje el pedal hacia abajo: tire de él hacia arriba también. Para ello necesitará pedales automáticos. La técnica mejora rápidamente si mantiene un ritmo de pedaleo elevado. Le resultará útil hacer un esfuerzo voluntario de mantener los pies pedaleando a ritmo uniforme y regular. Pensar en el movimiento que está realizando el cuerpo acelera el aprendizaje y, sin darse cuenta, en poco tiempo pedaleará en círculos como si lo hubiera hecho toda la vida. Una vez que domine la técnica de pedaleo correcta, montará en bicicleta con mayor eficacia y utilizará simultáneamente un mayor número de músculos de las piernas. La manera más sencilla de controlar permanentemente el ritmo del pedaleo es invirtiendo en un Sensor de Cadencia Polar que se vende como accesorio del monitor de Frecuencia Cardíaca.

Entrenamiento básico de resistencia

Una buena resistencia básica es indispensable para todos los ciclistas. Si su forma física básica no se encuentra a un nivel satisfactorio, un entrenamiento de mayor intensidad prácticamente no surtirá efecto. Su cuerpo no podrá recuperarse si no está en condiciones óptimas para empezar. La importancia de la resistencia sale a relucir durante las carreras de larga duración. Las carreras que duran varias semanas y consisten en varias etapas exigen una buena resistencia en cada una de ellas. Esto también se reflejará en la rapidez con que se recupera durante las etapas. El entrenamiento para aumentar la resistencia básica busca desarrollar el nivel de forma aeróbica del atleta. Las ventajas de una mayor resistencia básica: Las sesiones de larga distancia mejorar la tolerancia psicológica del atleta de cara al “dolor” durante una competición. Los recorridos de 5-7 horas permiten que el atleta aprenda a reconocer sus límites de rendimiento, así como establecer formas de superarlos o, al menos, de retrasar la fatiga. A menudo, es precisamente esta técnica la que permite ganar una carrera. El entrenamiento de resistencia da resultado si los niveles del ritmo cardíaco se mantienen óptimos. Sin embargo, la sesión no es en balde si los niveles del ritmo cardíaco aumentan momentáneamente debido a, por ejemplo, un desnivel del terreno, siempre y cuando las fases intensivas no duren demasiado tiempo o no se fuerce el ritmo cardíaco por encima del umbral aeróbico. Por otro lado, las sesiones prolongadas de ciclismo con mucha gente, de hecho pueden dar lugar a un entrenamiento de baja intensidad, especialmente para un buen ciclista. Por consiguiente, controlar la Frecuencia Cardíaca es especialmente importante cuando se entrena en grupo, para asegurar que la intensidad no baje demasiado. Un buen ciclista puede realizar fácilmente distancias muy largas, pero la resistencia sólo mejorará cuando la Frecuencia Cardíaca se encuentra como mínimo al 65% del ritmo cardíaco máximo. Durante las sesiones prolongadas, se debe prestar mucha atención a la técnica de pedaleo para asegurarse de que los músculos y el sistema nervioso estén preparados para trabajar de forma continua en buena forma. También es importante recordar que es imprescindible beber y comer durante las sesiones de laraga duración, para obtener los mejores resultados. El consumo de hidratos de carbono durante el entrenamiento acelerará el uso de reservas de grasa corporal. Velocidad del entrenamiento En las carreras de ciclismo, como en muchos otros deportes de resistencia, la velocidad es de suma importancia. Entre los umbrales aeróbico y anaeróbico, o en torno al 80-90% del ritmo cardíaco máximo, existe una zona de entrenamiento a velocidad eficaz. El objetivo de entrenamiento de velocidad debe ser elevar al máximo el umbral anaeróbico del atleta (el nivel al cual el cuerpo produce más ácido láctico que el que es capaz de eliminar). Para casi todos los atletas, el umbral anaeróbico es 20 bpm inferior al ritmo cardíaco máximo. Dicho de otro modo, un ciclista con un elevado umbral aeróbico prácticamente no necesitará superarlo durante una carrera. Otra meta importante al entrenar velocidad es aumentar al máximo el tiempo que un atleta es capaz de permanecer en la zona de entrenamiento de velocidad. Esta capacidad de trabajar durante períodos prolongados muy cerca del umbral aeróbico es a menudo vital para ganar una carrera. El entrenamiento de velocidad suele tomar la forma de entrenamiento a intervalos. Cada vuelta oscila entre 10 y 30 minutos, y la sesión completa no suele durar más de 50-80 minutos. El número y la duración de los intervalos pueden variar enormemente en función de la forma física que se tenga. La recuperación dura de 5 a 20 minutos, en función de la duración del intervalo y del nivel de forma física. Sobre todo, la Frecuencia Cardíaca cardíaco no debe exceder nunca el umbral anaeróbico durante los intervalos. De lo contrario, el entrenamiento se vuelve demasiado intenso y agotador, y no se mejorará la velocidad.

El entrenamiento de velocidad puede realizarse en distintos tipos de terreno.

 Al ir a gran velocidad por terreno nivelado se trabajan los músculos, a la vez que se desarrolla el sistema nervioso necesario para el ciclismo de velocidad. El entrenamiento de velocidad en altura exige un gran esfuerzo al corazón y al sistema cardiovascular en general, mientras que el trabajo muscular es ligeramente menos intenso a gran altura. Esto a su vez permite a un atleta en baja forma física entrenar durante períodos de tiempo más prolongados. Entrenamiento anaeróbico Los ciclistas de carretera o de montaña rara vez realizan un entrenamiento de resistencia anaeróbico que resulte agotador. En el caso de los principiantes, este tipo de entrenamiento es todavía menos frecuente. Pero los atletas de élite que buscan el máximo rendimiento, este tipo de entrenamiento les ayuda a desarrollar las técnicas necesarias para ganar carreras. El entrenamiento anaeróbico potencia al máximo la capacidad cardiovascular y la absorción de oxígeno. El cuerpo está entrenado para rendir al máximo a una intensidad elevada. El entrenamiento tiene lugar por encima del umbral anaeróbico, o al 90-100% del ritmo cardíaco máximo, y en intervalos. Un intervalo normal dura entre 30 segundos y 5 minutos, con una recuperación que dura como mínimo tanto como el intervalo. En realidad, la recuperación debería ser más larga, especialmente si el intervalo es de larga duración, y la actividad está en su grado máximo de intensidad. Casi todos los ciclistas pedalean cuesta arriba para alcanzar el máximo efecto (especialmente en intervalos que duran más de dos minutos). De esta forma, la carga de trabajo se controla fácilmente, alcanzando rápidamente la zona de intensidad deseada. En terreno uniforme, los intervalos suelen ser carreras cortas de, por ejemplo, 30 segundos a máxima intensidad, seguidos de una recuperación de 30 segundos antes de realizar otra carrera corta de 30 segundos a máxima intensidad. Por lo general, la Frecuencia Cardíaca aumenta al finalizar cada serie, y en consecuencia, es muy aconsejable utilizar un monitor de Frecuencia Cardíaca, o pulsómetro. Sin un instrumento, es difícil controlar la carga de trabajo a la que se somete el cuerpo. Durante el entrenamiento a intervalos, tenga en cuenta que el ritmo cardíaco de un atleta reacciona con un retraso de 30 segundos a máximo esfuerzo. El ritmo cardíaco correspondiente a la carga de trabajo sólo será visible al cabo de un rato. Con el dispositivo Polar Power Output Sensor, puede evitar las complicaciones derivadas de este tipo de retraso, porque el Power Sensor registra el rendimiento del pedaleo durante el entrenamiento. Es muy importante recuperarse bien cuando se realiza un entrenamiento de resistencia anaeróbica. Este tipo de entrenamiento de intensidad elevada exige un gran esfuerzo al cuerpo, y se necesitan varios días para recuperarse por completo. Entrenamiento de fuerza Casi todos los ciclistas de élite utilizan la bicicleta para su entrenamiento de fuerza. Por lo general, suben cuestas en bicicleta sentados en el sillín y utilizando un desarrollo superior al normal. La cadencia es muy inferior a la normal, aproximadamente 60 rpm en lugar de 90-100 rpm. Las reservas de energía se agotan más rápidamente que durante cualquier sesión de ciclismo habitual. Con el Sensor de Cadencia Polar, controlar el ritmo del pedaleo es muy sencillo. La intensidad del rendimiento no es una prioridad puesto que el objetivo de este tipo de entrenamiento es aumentar la fuerza muscular. El nivel de la Frecuencia Cardíaca es igual o ligeramente inferior al que resulta de entrenar velocidad (aprox. 80-90% del ritmo cardíaco máximo). Un intervalo individual dura de 1 a 10 o 15 minutos, con una cantidad variable de repeticiones según el nivel de forma física. La recuperación debe durar tanto como el intervalo, pero la cadencia debe mantenerse alta para mejorar el sistema nervioso y los músculos. Por lo general, para que una sesión de entrenamiento de fuerza dé resultado debe durar 30 minutos. Para que los resultados sean óptimos, el entrenamiento de fuerza debe realizarse durante períodos intensivos. Introducción a los programas de entrenamiento de ciclismo Polar Los programas de entrenamiento de ciclismo Polar están diseñados para ayudarle a alcanzar sus objetivos. Para un ciclismo personalizado programa de formación van a www.polarpersonaltrainer.com. Puede optar por un programa de entrenamiento para mejorar su nivel de condición física, o un programa de eventos si su objetivo es participar en una prueba ciclista. También hay una serie de programas específicos de entrenamiento, para los que vayan a participar en un evento ciclista. El programa se basa en el método de zonas de deporte Polar con todo el entrenamiento dividido en cinco intensidades distintas. Así será más fácil conocer lo que se requiere en cada tanda de ejercicios. Para más información sobre estas zonas, consulte el artículo "Zonas de deporte Polar". ¿Va a participar en una carrera? Para prepararse para una carrera, elija entre un programa para una carrera de un día o uno que le prepare para una carrera por etapas.

El nivel de preparación determinará el nivel de programa que más le conviene.

Estos programas tienen una duración de seis semanas, durante las cuales el nivel de preparación aumentará y se alcanzará el máximo rendimiento. ¿Prefiere un campamento de entrenamiento? Combine el ciclismo con el ocio eligiendo un programa en un campamento de entrenamiento. Estos programas le proporcionan instrucciones para entrenar durante una o dos semanas, y a la vez le dan la oportunidad de disfrutar del paisaje mientras pedalea. Este programa también es perfecto para mantenerlo en forma para la temporada ciclista. ¿Practica el ciclismo para mejorar su forma física? Si desea practicar el ciclismo para ponerse en forma, pero no prepararse para una carrera concreta, elija un programa que mejore el nivel de preparación. Estos programas duran cuatro semanas, tras las cuales puede cambiar su perfil para un programa ligeramente más intenso.

Zonas de deporte Polar para ciclismo

Las zonas de deporte Polar suponen un nuevo nivel de rendimiento en el entrenamiento basado en la Frecuencia Cardíaca. El entrenamiento se divide en cinco zonas de deporte en función de los porcentajes de ritmo cardíaco máximo. Con las zonas de deporte, puede seleccionar y controlar fácilmente las intensidades del entrenamiento y seguir los programas basados en estas zonas. La intensidad del entrenamiento en la zona de deporte 1 es muy baja. En vez de descansar durante la recuperación, acelere el proceso entrenando en esta zona. El entrenamiento de resistencia a un ritmo cómodo en la zona de deporte 2 es esencial dentro del programa de entrenamiento de todos los ciclistas. Recorrer largas distancias en la zona de deporte 2 aumenta la economía metabólica. Ayuda a conservar el glucógeno para intensidades superiores y utiliza la grasa como la principal fuente de energía. La potencia aeróbica se mejora en la zona de deporte 3 prestando más atención al ciclismo aeróbico. El entrenamiento puede constar de largos intervalos, por ejemplo, intervalos de subida o intervalos de cadencia elevada. El ciclismo en las zonas de deporte 4 y 5 implica ciclismo anaeróbico en intervalos de hasta 12 minutos. A menor intervalo, mayor intensidad. Es muy importante recuperarse adecuadamente entre intervalos. Las zonas de deporte Polar facilitan el entrenamiento (planificación, control y documentación), especialmente para ciclistas principiantes y de nivel intermedio. Las zonas de deporte Polar se pueden personalizar con una frecuencia cardíaca máxima controlada. Cuando se practica el ciclismo en una determinada zona de deporte, la zona media es una buena meta, pero no es necesario mantener la frecuencia cardíaca exactamente al mismo nivel todo el tiempo. La intensidad del entrenamiento, el nivel de recuperación, el entorno y otros factores de este tipo contribuyen a las respuestas del ritmo cardíaco. Por lo tanto, es importante prestar atención a sensaciones subjetivas de cansancio y ajustar en consonancia el programa de entrenamiento.

Medición de la potencia de Polar

La medición de la potencia indica la intensidad del rendimiento en bicicleta en forma de vatios. La salida de potencia proporciona una herramienta objetiva para realizar un seguimiento del progreso del entrenamiento de forma muy sencilla. Los resultados se pueden analizar y comparar entre varios y ejercicios diferentes. Mientras que el control de la frecuencia cardiaca proporciona información sobre el rendimiento con un corto retardo, la medición de la potencia permite controlar de forma precisa el resultado del rendimiento, de forma instantánea. Esto resulta especialmente beneficioso, por ejemplo, durante el entrenamiento a intervalos, cuando se necesita obtener información inmediatamente.

 También se pueden percibir al instante los cambios en el rendimiento debido a las fluctuaciones en el peso. La medición de la salida de potencia detecta incluso los pequeños cambios en la aerodinámica ya que, en condiciones comparables, un aumento de velocidad en el mismo nivel de salida de potencia implica una mejor aerodinámica. Con todo, la medición de la potencia es una herramienta útil y versátil para mejorar el rendimiento y mantenerlo bajo control. Además de la potencia de pedaleo, el dispositivo Polar Power Output Sensor mide la eficacia del pedaleo, el índice de pedaleo, el equilibrio izquierdo/derecho y la cadencia.

Eficacia del pedaleo de Polar

La eficacia del pedaleo expresa el gasto de energía convertido en la potencia que impulsa a la bicicleta. Es decir, la eficacia del pedaleo representa la eficacia de los músculos esqueléticos para transformar la energía bioquímica almacenada en el cuerpo en movimiento mecánico, mientras que el resto de la energía se pierde en forma de calor. Cuando mayor sea la eficacia, más potencia podrá generar una persona para pedalear en la bicicleta con la misma cantidad de energía y oxígeno.

 Este aspecto es vital para tener éxito en las carreras ciclistas y en otros eventos de larga distancia. La eficacia del pedaleo se solía medir en condiciones de laboratorio exclusivamente. Ahora se pueden realizar con facilidad mediciones en el terreno mediante el empleo de productos Polar que incluyan la función de eficacia del pedaleo.

 Los valores de eficacia brutos de los ciclistas normalmente oscilan entre el 17% y el 22%. Por tanto, incluso pequeños cambios en la eficacia pueden suponer la diferencia entre tener o no tener éxito.

La eficacia se puede mejorar incluso tras años de entrenamiento, mientras que, por ejemplo, la capacidad aeróbica máxima (VO2max) normalmente se alcanza entre al cabo de unos meses y dos años de entrenamiento adecuado. En general, factores como el tamaño corporal, el género, el nivel de condición física y la técnica afectan a las diferencias en la eficacia de cada persona. La técnica de pedaleo y los descansos en el pedaleo constante también tienen un efecto. Tiene más sentido comparar sus valores actuales con los anteriores, y no con los valores de otros ciclistas. Los valores de eficacia del pedaleo resultan especialmente útiles cuando se miden durante un período de tiempo más largo.

Índice de pedaleo de Polar

El índice de pedaleo (PI) es la relación entre las fuerzas mínimas y máximas de un ciclo de pedaleo. Un ciclo de pedaleo se inicia cuando un imán situado en la biela pasa por un relé en la tarjeta de circuitos, y termina cuando el imán vuelve a pasar por el relé. La relación resultante es la media de los ciclos de pedaleo más recientes. El índice PI permite optimizar la técnica de pedaleo gracias a la medición de la ‘redondez’ de la distribución de la fuerza, o la uniformidad a la hora de generar la potencia. Mejor será cuanto mayor sea el porcentaje de PI. Valores del 30% o más son muy buenos. Los descansos en el pedaleo constante afectan de forma negativa a los valores de PI. En la cima de un impulso de pedaleo se produce un debilitamiento de la fuerza de pedaleo, o "punto muerto", antes de iniciar otro impulso. El desarrollo de una rotación uniforme ayuda a mantener la uniformidad en todo el impulso circular del pedal, y genera un empuje fluido hacia adelante. PI permite controlar constantemente la técnica de pedaleo.

Esto resulta especialmente útil con diferentes niveles de intensidad, ya que la técnica de pedaleo tiende a peligrar a mayores intensidades. Una técnica habitual es usar pedales automáticos para mantener una fuerza constante, también durante el impulso ascendente, y mediante el giro de los pedales con mayor cadencia mediante el empleo de desarrollo inferior en lugar de pisar los pedales en un desarrollo superior.

Otros métodos para suavizar el impulso del pedal incluyen el cambio de las bielas para adaptarlas mejor a la constitución física del ciclista o bien intentar eliminar el punto muerto mediante el empleo de coronas de geometría variable u otros productos especiales que modifican la geometría de la biela y del buje trasero. A velocidades más altas, pisar con fuerza en cada pedaleo para impulsarse contra la fuerza del viento producirá una fluctuación pequeña pero constante en la velocidad. En las carreras, incluso leves aumentos en la velocidad aumentarán rápidamente la resistencia al viento, o resistencia aerodinámica, lo que requiere un esfuerzo considerablemente mayor para compensarla.

Por ello, el ciclismo, con pequeñas pero frecuentes variaciones de velocidad tendrá una menor eficacia energética que si se mantiene una rotación uniforme del pedal con una potencia y velocidad constantes, aunque la velocidad media general sea la misma. Durante la evaluación del desarrollo a largo plazo, resulta de utilidad comparar los resultados de PI promedios entre las diferentes sesiones de ejercicios.

Equilibrio izquierdo/derecho de Polar

El equilibrio izquierdo/derecho mide la potencia producida por cada pierna de forma independiente, e indica la uniformidad del pedaleo con ambas piernas. La relación izquierda/derecha se calcula mediante el registro de las potencias máximas alcanzadas por los pedales izquierdo y derecho durante un ciclo de pedaleo. El equilibrio izquierdo/derecho es una valiosa herramienta para mejorar el impulso de pedaleo y optimizar la potencia muscular. Si aprende a distribuir la potencia de forma uniforme entre ambas piernas, generará una salida de potencia más constante y, lo que es importante, retrasar la fatiga. Lo ideal es que los ciclistas tiendan siempre a distribuir la salida de potencia por igual entre las dos piernas. Resulta especialmente beneficioso para controlar rigurosamente el equilibrio izquierdo/derecho durante la recuperación de lesiones en las piernas. Es habitual que, después de sufrir una lesión, se tienda a compensar la pierna más débil sobrecargando la más fuerte, lo que puede producir una lesión aún mayor. El entrenamiento con una intensidad reducida y un pedaleo uniforme con ambas piernas mediante el control del equilibrio izquierdo/derecho le ayudará a evitar más efectos adversos durante su recuperación.

Cadencia de Polar

La cadencia es la relación a la que hace girar los pedales, medida en revoluciones por minuto (rpm), y es un factor decisivo en la mejora del rendimiento mientras monta en bicicleta. Una cadencia mayor reduce la fuerza necesaria para cada impulso del pedal y mejora, por tanto, el rendimiento general. Los ciclistas con experiencia son más eficaces a velocidades de pedaleo más altas y tienden a mantener una cadencia por encima de 90rpm, mientras que los ciclistas recreativos o noveles normalmente se mantienen en valores más bajos. Al igual que la velocidad, la cadencia es normalmente inferior en tramos ascendentes que en carreteras largas y llanas. El peso corporal también tiene un papel destacado. Los ciclistas más ligeros suelen tener velocidades de pedaleo más rápidas que los ciclistas más pesados. La cadencia normalmente se mantiene por encima de los niveles medios durante las sesiones de entrenamiento de la técnica de cadencia y a un nivel más inferior durante el entrenamiento de fuerza específico para un deporte. En los ciclistas experimentados, el aumento de la cadencia de pedaleo fomenta el empleo de las fibras musculares de tipo I (de contracción lenta), minimizando el uso de las fibras de tipo II (de contracción rápida). Las personas con un porcentaje mayor de fibras musculares de tipo I suelen ser ciclistas más eficientes. Los ciclistas pueden olvidar controlar la cadencia durante las sesiones prolongadas. El empleo de un instrumento de control para definir límites de valores permite a los ciclistas llevar a cabo un seguimiento de sus objetivos de cadencia de forma sencilla.

Economía de ciclismo de Polar

La economía de ciclismo se expresa como el número de kilocalorías consumidas por kilómetro (o milla). La economía de ciclismo se ve enormemente afectada por la inclinación del terreno. En terreno llano, los valores de economía de ciclismo son normalmente de 20-30 kcal/km en ciclistas de peso medio, mientras que en subidas del 15%, el valor puede elevarse por encima de 150 kcal/km. También inciden otros factores, como la resistencia del aire, es decir, la postura en la bicicleta o el drafting, y la resistencia de rodadura, que es el resultado de la compresión de la rueda, del suelo o de ambos elementos. La técnica del ciclismo y de la propia bicicleta también afectan a la economía de ciclismo.





RocketTheme Joomla Templates